All for Joomla All for Webmasters

FEMAE, Fundación Escuela Oficial de Música y Artes Escénicas de Cáceres, se creó hace doce años para atender la necesidad social y escolar que conllevan aquellos alumnos que no pueden acceder a estudios musicales en Centros Oficiales así como a la enseñanza que no sea profesional y cuantas actividades relacionadas con la música puedan desarrollarse.

La relación personalizada, la orientación a nuestros alumnos, y como no, la satisfacción de ver como éstos logran sus metas y hacen realidad sus sueños. Nuestra meta siempre ha sido ofrecer a nuestros alumnos un amplio abanico de posibilidades.

Somos Centro Oficial de Enseñanzas de Música con plenas facultades académicas para impartir las Enseñanzas Elementales de Música "LOE" lo que nos convierte en un conservatorio privado. Impartimos clases a mamas embarazadas a partir del sexto mes de gestación. Contamos con la colaboración incondicional de maestros e intérpretes de reconocido nivel que asiduamente realizan nuestros cursos Internacionales, Concursos y clases magistrales de perfeccionamiento en nuestro centro. En cualquiera de los planes de estudio que elija el alumno siempre recibirá una formación personalizada y adecuada a su nivel, tanto en el instrumento, con clases individuales, como en las materias teóricas, que se imparten siempre en grupos reducidos.

Una Fundación no es accidentalmente el titular de una Escuela, es el titular porque este servicio público está organizado tanto en su estructura académica como en sus actividades de difusión cultural, según las necesidades, los intereses y las dinámicas propias del municipio que los acoge. Seguro que esta declaración de intenciones podría ser válida para cualquier institución docente o cultural, pero en este caso libre de su plan de gestión de centro de cualquier imposición supra territorial y es más vigente por la responsabilidad que la sociedad le otorga de dinamización de la vida musical local.

Una Fundación que tiene unas agrupaciones que les cierran las puertas a los ciudadanos –aunque contribuyan con sus matriculas a su sostenimiento- será objeto de recelo y podrá ponerse en cuestión por la poca responsabilidad social que puede desprender.

Hablar de dinamizar la vida musical significa:

  • Programar Conciertos de sus agrupaciones abiertos a la población repensando la forma decimonónica del concierto. Los docentes incorporan en sus propuestas educativas contenidos que tienen que ver con el ritmo escénico, el tratamiento del sonido según el escenario en el que se desarrolla la interpretación pública de la pieza que se trabaja con la comunicación con el público, con la respuesta ante un imprevisto o con los signos de comunicación no verbales entre los intérpretes.
  • Huir de los festivales de fin de curso que solo tienen interés para los familiares de los intérpretes y vamos a buscar nuevas formas de concierto que interesen a la población en general, que tengan que ver con nuestro mundo de participación ciudadana en la toma de decisiones y que vayan más allá de una actividad educativa para convertirla en un acontecimiento cultural.
  • La elaboración de una programación municipal conjunta con todas las agrupaciones representadas en el consistorio dispone de un criterio teórico de selección donde se puede programar a alargo plazo y equilibrar propuestas a la vez que organizar al entorno del concierto.
  • Llevar a cabo una programación estable dirigida al resto de centros educativos de la ciudad, infantil, primaria, secundaria y bachiller. Es muy importante que estas actividades, insistiendo en lo que ya hemos comentado en apartados anteriores, se articulen en la línea de la escucha como en la participación del alumnado a quien van dirigidas; se tienen que elaborar según las edades y la experiencia previa del alumnado y se debe dialogar con el profesorado de música de los centros a quien va dirigida la actividad.
  • Participar en la coordinación de los especialistas de música de los centros docentes de régimen general y llegar a ser su fuente de recursos e intercambios de experiencias. Es cierto que existen instituciones encargadas de establecer la coordinación entre los docentes y ser la fuente de recursos pedagógicos, también hay instituciones que dependen de otra administración. Sin embargo la escuela de música puede ofrecer un apoyo muy adecuado a las necesidades educativas por proximidad territorial, por conocimiento profundo de la realidad del territorio, por flexibilidad de programación de su oferta a la vez que para poder garantizar la coherencia de la oferta ciudadana.
  • Coordinarse con el resto de instituciones culturales: bibliotecas, centros cívicos, filmoteca, escuela de idiomas, etc.... por tanto la Escuela de Música y las distintas agrupaciones no tienen que ser una institución aislada en el marco local sino que sus actividades pueden complementar a la vez que quedan complementadas por las que promueven el resto de las instituciones. Como ejemplo podemos citar La Biblioteca que dispone de fondos musicales.

 

Cooperaren las actividades dirigidas a la integración de colectivos con necesidades educativas y de integración social.

Los centros de Artes Escénicas deben crear estructuras permeables al cambio sólo así facilitaremos respuestas a los protagonistas auténticos que son los ciudadanos.

Volver